Episodio 7 Fin de semana en Baden-Baden

Parte 3/3

El baño romano-irlandés en el Friedrichsbad, los domingos por la mañana.

A los mayores de catorce años les sorprendió la invitación de sus padres. Veían que entre la llegada del viernes por la noche y el desayuno del domingo por la mañana, se había creado un formidable ambiente entre sus padres. Estaban felices de hacerlo, pero entrometerse en ese grupo significaba tomar un lugar de adulto, hacer lo que hacían los demás, y todavía no se sentían capaces de hacerlo.

El baño de aire caliente

Los domingos la entrada es mixta. Todos se encontraron en el cuarto de baño y luego entraron en el baño grande de aire caliente. Los pocos hombres ancianos que estaban presentes se sorprendieron de la llegada de este grupo de mujeres más bien exuberantes, pero no reaccionaron y cerraron sus párpados.

Friedrichsbad bain d'air chaud
Heissruheraum im Friedrichsbad in Baden-Baden

Todos se acostaron en las camas de leña ardiente y el silencio volvió.

Los altos muros de azulejos blancos, los mosaicos del techo, las vidrieras de las ventanas justo debajo del techo, el despojo de la habitación recreaban el ambiente de las termas romanas. El vapor bajaba, pero no se podía ver de dónde. Las baldosas del suelo estaban ardiendo y era imprescindible caminar con sandalias.

Heissruheraum im Friedrichsbad in Baden-Baden

La alineación de los cuerpos desnudos en el cuadrado de la sábana blanca tirada sobre las listones marrones de las camas podía parecer un poco macabro, pero todo invitaba al relax y automáticamente cerraba los párpados. Durante veinte minutos, hay que estar así tumbado en un aire húmedo a 54°C.

Este silencio, esta transpiración fuera de las paredes gruesas de la sala son propicios para reenfocarse en ti mismo, para un abandono que crece a medida que tu cuerpo se adapta al calor del lugar.

El baño de vapor

Luego pasaron a la habitación más pequeña del fondo, donde el calor está a 68°C. El sudor fluye normalmente, sin esfuerzo, el corazón está mucho menos ocupado que en una sauna.

En grupos pequeños, pasaron por debajo de otras duchas y entraron en el baño de vapor termal a 48°C. A la izquierda, en altura, un gran nicho en la pared de azulejos blancos deja ver una gran serpentina metálica como hundida en una cueva. Un arroyo fluye por encima para desaparecer detrás de la pared.

Friedrichsbad bain de vapeur

La evocación del manantial termal es potente y al meditar, cada uno intenta disfrutar de los beneficios de este agradable vapor.

Friedrichsbad bain de vapeur, l'eau thermale s'écoule sur des cascades et génère une vapeur bienfaisante

La piscina redonda central

Carine hizo una señal al grupo de no quedarse en esta habitación para disfrutar más de los diversos estanques de agua a la temperatura cada vez más baja. Los hizo atravesar un primer estanque rectangular donde el agua está a más de 30 grados para llevarlos directamente a la piscina redonda central. ¡Se maravillaron!

Friedrichsbad piscine centrale sous la coupole

Altas columnas con formas antiguas sostienen la cúpula de vidrio que se eleva ligera y filtra la luz que baña la cuenca. La piscina redonda está rodeada por el conjunto de su alrededor de media docena de escalones de mármol.

Friedrichsbad piscine centrale sous la coupole

En cada escalón, el agua cristalina y fresca de sus 22 grados toma un poco más de tu cuerpo para sumergirlo en un deleite inigualable.

Friedrichsbad piscine centrale

Después de algunas brasas, se sentaron en las escaleras para esperar al resto del grupo. Era mucho mejor que la cuenca de Amadeus pero es cierto que aquí venían emperadores, príncipes y princesas aunque se podía dudar de que conocieran a hombres y mujeres juntos el mismo y alegre ambiente.

Anke y sus chicas hacen el espectáculo

Al pasar revista, tomaron nota de la presencia de los adolescentes y las miradas algo perturbadas de estos últimos interpelaban a los adultos. No había ningún malestar, simplemente la percepción de una diferencia.

Cuando las personas ajenas a su grupo se dieron cuenta de que estaban de más y se fueron, Anke retomó sus galones de capitán de chicas! Subió con gracia los escalones para instalarse delante de la parte trasera de la sala donde hay un pequeño estanque detrás y abajo. En la pared de este lado de la sala, una puerta estrecha comunica con otra habitación más retirada donde en un estanque, el agua intermitente brota como una fuente.

Friedrichsbad piscine centrale porte accès

Anke tomó posesión del espacio entre dos grandes pilares y, visto desde la piscina, paró en un escenario griego como una diosa de mitología.

Su baile expresaba actitudes de oración que celebraban el amor y la metamorfosis de la mujer, a su vez sensual, desprendida, severa, violenta. Sus gestos eran más rápidos y fluidos que los de Laurie y mostraban una práctica más intensa de la danza. Anke mezclaba actitudes puramente orientales y muy buscada con la gracia de las sacerdotisas de Bali, de una bailarina de Shiva, tomaba actitudes más clásicas que sacaba cada vez más en movimiento de rock, de swing. Luego entró en su baile lascivo.

Piedra sueña, rememoró la danza de Laurie, la primera noche en casa de Amadeus. ¡Estas dos mujeres tenían un poder explosivo en su grupo que ningún hombre poseía!

Comenzó un exitoso baile del vientre y luego se mudó en las contorsiones de una serpiente, se levantó contra una columna, se enrolló en el suelo. Acostada al borde de la pelvis, la profesora de danza provocó a su público haciendo diversos movimientos de piernas que permitieron a su público ver y revisar cada detalle de su sexo. Ella le dio la espalda y de rodillas sus contorsiones le pusieron en evidencia el formidable atractivo de su caída de riñones que no ocultaba su sexo.

Se paró y simplemente giró la cabeza, con un aire terriblemente travieso, llamó con el dedo a sus queridos cómplices: Laurie, Françoise, pero no se detuvo allí, hizo señales imperiosas para que la hija de Werner y las dos hijas de Sepp vinieran a unirse a ellos. De pie, los puso detrás de ella en semicírculo y los invitó a seguir sus movimientos. El juego de la provocación artística se apoderó de la escena y todas siguieron las posturas cada vez más atrevidas de su instructora.

El show erótico de las monitoras de la futura escuela de amor de su club.

La multitud estaba subyugada, ¿hasta dónde los llevaría? ¿Hasta dónde, en público, se iban a dejar llevar por estas bailarinas más que inquietantes?

En el inmenso espacio de su decoración, la imperfección de la sincronización de movimientos pasaba casi desapercibida. Otras personas ajenas a su grupo habían llegado y muy pronto la palabra circuló en el establecimiento termal y todos vinieron en silencio alrededor de la piscina frente a la escena improvisada. Todos sabían que convertir este balneario de fama mundial en un club nocturno depravado o un club para parejas típicamente alemán, podía terminar en una expulsión general de los participantes.

Excepto que el reglamento interno ciertamente no debía prever tal espectáculo perfectamente organizado y con tal gracia de diosas antiguas. Todos estaban asombrados, maravillados y el espectáculo encajaba exactamente con el decorado del lugar. Por otra parte, no hace mucho tiempo que estas termas estaban reservadas a la aristocracia europea, ¿quién podía dudar de que condesa, princesa o simplemente actrices de teatros, bailarinas de cuerpo de ballet, no hubieran sido pagadas para realizar tal espectáculo erótico ante una hilera de reyes, príncipes o ricos industriales, banqueros y sus esposas o amantes?

El clima intimista ya no estaba de moda y Anke debía llevar a su público a una adhesión más amplia que la simple actitud de voyeurismo.

Ella rompió el silencio de sus bailes y batió sus manos, imitó un baile de gitania embrujada con su rubia cabellera sobre sus hombros y luego invitó a otras mujeres de fuera de su grupo a subirse al escenario. Se ordenaron en línea parándose por la cintura. Los gestos fueron más pronunciados, las caricias fueron por todo el cuerpo, el pelo se mezcló tiernamente y los aplausos fueron frenéticos. Mientras le pedía a la gente que no se detuviera, ella bajó a la piscina para encontrarse con los hombres. Ella imitó que estaba buscando con su mano si la emoción los hacía vendar. No tocaba a los hombres, pero buscaba su respuesta en sus miradas.

El público también fijaba al hombre bajo el control de Anke y sus risas provocaban inevitablemente algunos rubores en el hombre, puestos así bajo la lupa. Vive en el bullicio de las mujeres que se quedaron en la piscina, que la mayoría no quería quedarse ahí. Les pidió que se metieran ellas mismas en el sexo de sus cónyuges para dar una respuesta. El frenesí se generalizó.  

Anke para cerrar esta secuencia de cabaret y music-hall invitó a todas las mujeres a venir al escenario entre las dos columnas. Formaron tres líneas una detrás de la otra y se lanzaron a imitar el french-cancan levantando las piernas. Miraban poco a los hombres, llevándose consigo que estaban en sus movimientos y riéndose miraban sus placeres echándose unas miradas cómplices las unas a las otras. Al cabo de un tiempo, la primera línea se dividía en dos y volvía a la parte posterior, la segunda línea llegaba a la parte delantera del escenario.

Un último banquillo terminó el espectáculo. Pero a las mujeres les costaba salir del escenario y unirse a sus maridos en los peldaños de mármol de la piscina.

Anke se dio cuenta de que las mujeres se habían encontrado en una compañía fraternal tan vieja como la humanidad.

Por supuesto, ya no era el baile de brujas alrededor de la fogata de anoche en el claro y bajo las estrellas. Pero en este majestuoso decorado grecorromano, esta grandiosa escena también puede acoger orgías, bacanales dignos del arte de vivir de las civilizaciones antiguas más florecientes en las que, el matriarcado se celebra también por esta exaltación de la vida toda femenina, el eterno femenino de quien todo proviene según las palabras de los poetas.

No necesitó a Dominica para recordar a las mujeres celtas, galas que solas decidían en sus asambleas si los hombres iban o no a la guerra, no necesitó disertar sobre la dependencia en el hogar a la que los hombres las habían condenado para defender el poder de los machos. Hoy en día, las mujeres se habían encontrado a si mismas y en sus provocaciones frente a sus maridos había un cierto aire de venganza.

Bonitas, no lo eran solo por el placer oscuro de un solo hombre que desde entonces había perdido su ardor de joven amante. Hermosas, siempre lo eran a los cuarenta años, a los cincuenta y sesenta y más, y entre ellas, no tenían reparos en mostrarse bajo el rostro de la mujer probada siempre fiel a su naturaleza primigenia de amante.

Laurie, como buena teniente, fue entonces al rescate de su capitán de chicas.

La psicóloga entendió lo mismo que Anke.

Ella entrevistó a algunas mujeres de diferentes edades, a veces en alemán, francés o inglés dependiendo del origen de los presentes: ¿habían bailado desnudas alguna vez en el escenario, delante de tantos hombres que podían ver vendar? ¿Cómo se sentían después de estos bailes? ¿Estaban menos enfermas después de estos ejercicios de fisioterapia especial? ¿Habían adelgazado? ¿Harían el amor esta tarde o en cuanto salgan del baño o incluso en cuanto regresen al vestuario?

Las respuestas fueron espontáneas, alegres, frescas y sinceras. Una admitió que nunca se había sentido tan hermosa y desnuda frente a los hombres y que era una pena que un hombre no viniera a recogerla de inmediato, ya que se sentía dispuesta a acogerla. Ella recibió sus aplausos y silbidos admiradores.

Laurie las agradeció a todas y declaró que el espectáculo había terminado, que otro domingo por la mañana tal vez lo retomaría.

La costumbre celta del solsticio de invierno y la presentación de las niñas. 

Se dispersaron por las diferentes cuencas. Werner y Sepp recogieron a sus hijas de los brazos de sus madres y el grupo las aplaudió una vez más. Anke felicitó a las adolescentes que miraron hacia otro grupo de adolescentes y entre todos esos hombres desnudos.

Frantz invitó al grupo a instalarse en la habitación del fondo, detrás de la pequeña puerta de la sala trasera de la piscina central.

Friedrichsbad piscine centrale  et pièce du fond avec sa petite piscine

Todos ellos, una vez en el agua, contó a las niñas una costumbre celta.

Friedrichsbad pièce du fond avec sa petite piscine

En el momento del solsticio de invierno se celebraba una fiesta en la que las jóvenes del pueblo, cuando se encontraban en edad de casarse, bailaban bajo un ligero velo blanco diáfano en medio de un claro, descalzas sobre la nieve. Los encantos secretos de estas chicas quedaban así expuestos bajo la mirada de todo el pueblo. Los hombres podrían así elegir a sus esposas de otra manera que no fuera por un impulso sexual nacido de la codicia de un cuerpo femenino que buscaban a toda costa conocer. Los guerreros también sabían qué botín tenían que proteger en su aldea y las mujeres no tendrían ideas erróneas sobre los encantos de una supuesta rival.

La chica que era más guapa que otra, todos y todas la habían visto bailar delante de ellos y todos una vez en esa ocasión habían admitido el mérito de sus encantos, las pretensiones al rango que podía tener en su clan. Además, al ser capaces de bailar desnudas sobre la nieve, demostraron a todos su perfecta salud necesaria para sus futuras maternidades.

Frantz añadió que veía en esta costumbre, el reconocimiento de un papel social igual al hombre: este se apareaba en su atuendo guerrero, esta también triunfaba en su atuendo guerrero, porque precisaba, ¿qué otro atuendo que su desnudez convenía a la mujer cuando se iba a la guerra para afirmar sus derechos naturales?

¿Qué se hacía en las culturas sociales en las que las mujeres eran rechazadas a la sombra de los hombres? Frantz preguntó a su público: ¿No era esa una forma hipócrita de proteger a las mujeres? Al prohibir a las mujeres que se revelaran, ¿no convencieron los hombres a sus rivales o enemigos de las vanas pretensiones de llevarse a sus esposas al botín de la guerra?

¿Convencerlos de la locura de provocar la guerra por mujeres que nunca antes habían visto el rostro, de las que no tenían garantías sobre la veracidad de sus encantos, asumiendo el riesgo absurdo de ser asesinados por mujeres mayores y feas de lo que pensaban? La guerra no tendría entonces como único objetivo las riquezas materiales tan rápidamente destruidas o robadas por otros?

Frantz aseguró que podía entender a los pueblos que obligan a las mujeres a usar el velo y no aparecer en público para proteger la paz pública, pero ¿les impedía ser botines de guerra o ser sistemáticamente violadas como lo fueron en Bosnia, en África, en Asia cada vez que hay un conflicto?

Frantz prefería el ejemplo de estas jóvenes celtas.

Recordó que Julio César en sus crónicas de la Guerra de las Galias, había escrito que admiraba a estas jóvenes mujeres germánicas que combatían desnudas en la primera fila del ejército. Esto perturbó a sus legiones, pues al menor golpe de espada, estas jóvenes mujeres eran asesinadas, heridas, desfiguradas, impropias en todo caso de ser violadas o llevadas en esclavitud. Asimismo, ante la menor vacilación de los legionarios contemplando un cuerpo femenino, eran estas jóvenes las que mataban a los soldados romanos.

El buen entendimiento en estos pueblos celtas, la paz interior, la cohesión, la fuerza colectiva se basaban en la inocencia y la pureza de las jóvenes vírgenes que eran el tesoro del clan y sus garantías de prosperidad a través de las nobles descendencias que estos cuerpos desvelados prometían y ante las cuales los hombres debían respetar el orden natural de la humanidad.

La palabra virgen hizo sonrojar a las chicas y confesaron que después de este espectáculo y delante de todos estos hombres desnudos, ya no se sentían vírgenes. Laurie les explicó que el éxito inmediato de ser feliz en el amor no se daba a todas las chicas, que la mayor parte de las veces había una decepción entre un amor adolescente y un amor de joven y que era mejor preparar esos momentos teniendo un buen conocimiento de su sexualidad, aceptando todas las posibilidades de su cuerpo y sabiendo utilizarlas.

Ella miró a los chicos y les dijo que eso también les valía a ellos. Además, ella les preguntó si realmente habían prestado atención a los detalles de la desnudez de los demás. Como buena naturista, Laurie recibió de los adolescentes la respuesta obvia: ante tantos cuerpos desnudos, ninguno había tenido tiempo de detenerse en uno de ellos y su memoria no había grabado ningún detalle supuestamente obsceno. Habían vivido la desnudez en lo natural y sin sentirse avergonzados por nada. Agradecieron a Laurie por esta lección.

La lección para los adolescentes

Sepp, que había cruzado la mirada pedagógica de la psicóloga, vino a quejarse de que no se había prestado mucha atención a los adolescentes. Les pidió que dijeran, porque era un punto fundamental en la cultura de los hombres, más allá de cualquier preocupación naturista, que de Anke, Laurie y Françoise tenía el mejor par de nalgas. Visiblemente avergonzados, no se atrevieron a abrir la boca. Dominique los llevó aparte para que le susurraran la respuesta al oído. Sin prestar demasiada atención a las respuestas, declaró que no podían pronunciarse.

Por lo que acababan de decir, sus ojos inocentes, pero ya naturistas, se habían prohibido ver tales lugares.

El estanque en esta pequeña habitación apartada estaba reservado para ellos. No eran muchos y no había ninguna persona ajena a sus grupos. Los padres de los dos niños y de las tres niñas fueron acompañados por Laurie y Dan, Françoise y Pierre, Anke y Frantz. Patrick y Carine volvieron al baño de vapor.

La intimidad del lugar convenció a Dominique de llevar la lección hasta el final por el bien de su hijo y el de Bárbara. Ella preguntó una lección de cosas. Al tomar la iniciativa, protegía a su hijo porque tenía derecho a preguntarse qué salsa se comería si Anke y Laurie se ponían de parte y se precipitaban sobre él!

Dominique, profesor de literatura, había leído también, evidentemente, el libro de Malinowski sobre la vida sexual de los salvajes de las islas Trobriand. Conocía los principios básicos de esta educación a la libertad sexual aunque enmarcada por numerosos y precisos ritos, magia.

Su descubrimiento se basaba en unos pocos principios obvios: educar a los adolescentes se realiza entre ellos, sin la intervención directa de los padres. Las niñas pueden acompañar a su padre a todas partes y asistir a los encuentros entre hombres, esto para conocer mejor a los hombres. Los muchachos no tenían ese derecho. Luego los niños asistían a los debates amorosos de sus padres en su choza. La única prohibición para ellos era hablar de ello después en otro lugar. La discreción se imponía firmemente en contra del libre acceso a los debates sexuales amorosos de los padres o de los adultos. Finalmente, los adolescentes debían vivir entre ellos en una casa comunal en el centro del pueblo para no abandonarla hasta que se escogieran para formar una pareja sólida para el resto de sus vidas humanas. La joven pareja se uniría entonces a una choza en la que una anciana vivía sola para ayudarla en las tareas domésticas a cambio de la disposición del lugar hasta su matrimonio.

En pocas palabras, los debates sexuales públicos o la intimidad de algunos de los seres queridos forman parte de la educación sexual y el amor, siempre y cuando se necesite discreción.

Dominique consideraba que la educación sexual de los adolescentes de su grupo debía seguir estos principios de las Islas Trobriand. Por otra parte, Freud a partir de 1936 había acabado por reconocer gracias a su amigo Malinowski, ¡la superioridad del matriarcado en la organización de un grupo social humano!

Ella pidió a las tres jóvenes que se pusieran de rodillas al borde de la pelvis y que estiraran sus nalgas cavando los riñones. Al quedarse en la pelvis, pasó a rectificar sus atuendos y verificar que todas tomaban el mismo ligero ancho de los muslos de manera que dejara entrever el sexo.

Sepp se mantuvo porque formaba parte, según él, de la imagen del culo que gusta a un hombre y sus dos hijas habían mostrado más antes.

Por cuestiones de igualdad, los tres se ejecutaron. Werner le pidió a Sepp que mostrara a los chicos cómo besar el trasero de una mujer, ya que él era el especialista. Él cruzó la cuenca e hizo su demostración. Se les pidió a los chicos que repitieran la lección con el aliento de sus madres y luego le dieron su nueva respuesta a la oreja de Dominica. Ella calmó la impaciencia de todos, declarando que la guerra de Troya no tendría lugar, que los muchachos habían elegido perfectamente y que ya eran muy conocedores en materia de mujeres, incluido su hijo. Ella dio el veredicto a la oreja de Bárbara y luego a la de Gerard. Bárbara se lo transmitió a Werner y los hombres aplaudieron la elección de sus hijos. Finalmente Dominique, halagada, confesó el veredicto: ¡cada uno había preferido el trasero de sus mamás!

Todos aplaudieron entre risas. Laurie les señaló que no llegarían muy lejos con el trasero de sus madres, que en cambio con el de ella había posibilidades, por no hablar de las de Anke o Françoise… pero Dominique había estudiado aparentemente a fondo el tabú del incesto y no solo en Freud, concluyó que una madre moderna también podía encargarse de ciertas cosas en lugar de dejar eso a chicas jóvenes no siempre muy bien educadas o limpias! Esto corresponde al rito del juego de la guerra en las islas Trobriand.

Esta vez, ya no había diferencias. El momento común e intenso que acababan de vivir los había reunido. Eran un solo grupo. Los adolescentes entendían que los adultos podían dejarse llevar por un cierto grado de intimidad compartida. Los adultos entendían que los adolescentes tenían que dedicar su tiempo de aprendizaje para llegar a este intercambio. Todos entendían que este acuerdo se basaba en la más absoluta discreción.

Primero tenían que amasar deseos, sueños, certezas, deseos, necesidades que pudieran atravesar toda su vida antes de poder compartirlos. Los adultos solo estaban allí para despertar deseos verdaderos y humanos, mostrar púdicamente los posibles caminos del compartir, en ningún caso tenían el derecho de decidir el momento y la forma de ese compartir. Todos lo entendieron. Las miradas y palabras de Werner, Barbara, Sepp, Sandra, Gerard y Dominique con sus hijos sellaron este pacto.

El agua tenía unos 25 grados, y las molestias intermitentes provocadas por su llegada daban la impresión de estar conectada directamente al manantial termal. Se callaron, cerraron sus párpados, dejaron flotar sus cuerpos.

Los sueños sentimentales del poeta

Pedro los observó. No dijo nada, no hizo nada. La magnífica cohesión de su grupo le permitió a Anke liberarse y ser un líder con encantos asombrosos. Un momento él se puso celoso de ella cuando era tan torpe en sus contactos con los demás.

Ocasionalmente habría querido deshacerse de su carga, no ser capaz de despertar la atención de los seres desaparecidos, contar tantas historias sobre los egipcios, la hermética obra, el acercamiento al Buda, las bases de una revolución política económica y social, las alegrías y misterios de la vida después de la muerte del cuerpo.

Hubiera preferido sembrar el buen humor, provocar el entusiasmo. Él sabía desde hacía mucho tiempo acomodarse a esta carga de revelaciones que pesaban sobre su conciencia. Poco a poco había descubierto los que le permitían vivir. El conocimiento de su no-ser le ayudaba ahora a soportar sin más agresividad el hecho de haber nacido poeta, viajero continuo entre cielo y tierra, mirador de almas.

Le gustó la historia de Frantz. Él imaginó la escena de la fiesta en un pueblo celta bajo la nieve. A veces se tomaba el juego de tener que elegir entre vivir en los tiempos del Alto Egipto, en los tiempos de los celtas, de la Grecia del siglo VI antes de Cristo, en un templo lamaísta del Tíbet, en los tiempos de Jesús.

Sonreía sabiendo que después de la muerte de su cuerpo, todas estas experiencias se le reconocerían de nuevo y que su curiosidad humana no era más que una manera de establecer la agenda de sus primeras actividades cuando él estaría de vuelta en casa. Ahora tenía que admitir que nunca se había sentido tan bien como después de todas esas lecturas, esas obras que le habían permitido conocer los misterios de esas civilizaciones que había atado a su palo de peregrino camino hacia su identidad de toda la vida. Nunca había sido tan feliz como después de estos encuentros en Amadeus, como aquí y ahora después de esta ampliación de su grupo a los adolescentes, signo manifiesto de una mayor probabilidad de perdurabilidad de su empresa y que bien valía unos besos en algunas nalgas! Él miró a esas chicas y chicos. Cuando llegue el momento, estarán presentes para compartir el misterio que él haría revivir. Pensó en sus propios hijos y también cerró los ojos. ¡Tuvo que agarrarse firmemente a los bordes de la pelvis tanto la flotación de su cuerpo y las revueltas lo empujaban a alejarse del borde!

El domingo por la tarde, el encuentro espiritual.

Después del almuerzo, cuando los adolescentes habían regresado a su grupo, muchos pidieron gracia. Necesitaban un descanso, dormir la siesta. Laurie les ofreció algunos ejercicios de sofrología y luego les dejó dormir media hora. Despiertos, no volvieron a trabajar.

Werner les tranquilizó: para él, la demostración de esta mañana en la piscina del Friedrichsbad fue concluyente. Observó a los que no pertenecían a su grupo y el entusiasmo que mostraron por seguir el programa de Anke. La alegría comunicativa de las mujeres, su belleza cautivadora, su cultura, su fe en la vida, valían todos los discursos, todas las simulaciones de gestión. Bromeando, le pidió a Sandra que simplemente se informara sobre la posibilidad de alquilar el conjunto de las termas para poder organizar allí sus veladas públicas… teniendo cuidado de quitar la placa: “baño romano-irlandés” para sustituirla por las siglas “orgía new age antiquo-europea! “

Dejarse ya no era una opción, quedarse ahí hablando era inapropiado después de todos estos grandes momentos del fin de semana y además no tenían hambre, como si se hubieran alimentado en la noche del aire de las montañas. El tiempo disponible parecía una conclusión impactante, un momento que los saciaría hasta la próxima vez, un momento que los elevaría a los límites que tanto habían hablado y que tanto habían entrevistado y escuchado en el amanecer de aquel día. Antes de que el grupo se preguntara con demasiada claridad qué querían hacer, Pierre salió de la habitación con Frantz. Anke y Laurie comprendieron que estos dos tenían una propuesta para hacerles y hicieron esperar al grupo.

Pedro y Frantz tenían la misma necesidad de vivir un último encuentro más espiritual, pero no estaban de acuerdo en la forma.

Frantz todavía tenía en sus bolsillos algunos textos esotéricos para leer y proponía reflexionar sobre la elaboración de un rito iniciático de caballería.

La celebración de su comunión.

Pedro le convenció de que el momento era en realidad propicio para la celebración de su comunión.

En lugar de discutir ya un rito iniciático, era mejor que el grupo probara el misterio y el de la transmutación del cuerpo divino bajo las especies del pan y del vino se prestara más a la celebración de su comunión. Pedro aseguró a Frantz que hablaba del rito de la celebración de este misterio tal como lo practicaban los sumos sacerdotes del alto Egipto en el marco de la santificación del proceso de resurrección a la vida que toda persona debe realizar en vida, celebración que Jesús reintrodujo. Ya no se hablaba, como anoche y el relato de Anke, del rito de Dioniso y del sacrificio del chivo para comer su carne y beber su sangre como en las bacantes furiosas.

Fueron a la cocina a llenar una papelera con pedazos de pan y vertieron en una amplia copa de hielo la media botella de vino blanco que encontraron en el frigorífico. Tomaron un trapo blanco y volvieron al grupo.

Sentado en círculos en el suelo, Pedro les enseñó a orar, a buscar en ellos esa fuerza capaz de hablar a la presencia que vive en ellos y que es la misma que vive en los demás. Rezaron por ellos y luego por otra persona que tenían que elegir en su secreto, después por una persona del grupo, finalmente por sus hijos. Entonces Pedro tomó la palabra y regresó al que vive en nosotros:

Padre, nuestro padre que vive en nosotros

nos creaste en el cielo a tu imagen

venimos a esta tierra, santificamos tu nombre

y fortalezcamos con tu amor, nuestra fe para compartirla según tu voluntad

con aquellos de nuestros hermanos que tienen dificultades para encontrar el camino de su regreso a casa, cerca de ti.

danos nuestro pan de cada día

perdona nuestras ofensas como perdonamos a los que nos ofenden

no nos dejes sucumbir al desánimo y muéstranos a nosotros en la esperanza de vida de nuestro prójimo para que celebremos aquí la alegría de estar contigo hoy y para siempre.

Pedro retomó la oración más lentamente y todos repitieron, y continuó:

doy gracias a nuestros padres

que habían calculado el año en que nuestra tierra cambiaría de nuevo su centro de gravedad y sobrevivieron a este cataclismo

doy gracias a los que sobreviven según las leyes divinas de nuestro universo tal como nos ha sido dado y que han reconocido en él el poder de nuestro creador sin apartarse nunca de él ni en la ira ni en la duda para llevar a la humanidad a nuevas orillas

doy gracias a aquellos que han comprendido que los desarros del universo y nuestros cataclismos no son una aberración del creador sino las marcas de su voluntad que quiere que estemos siempre a su escucha, que la vida de nuestra humanidad pasa por su escucha permanente, en los movimientos de nuestras montañas, los temblores de nuestras tierras, los temblores de nuestras almas, la carrera de los astros que observamos y que nos transcriben día a día las leyes cósmicas y divinas

doy gracias a los descendientes de los supervivientes por haber elegido las orillas de este río donde se codean los pueblos de tres continentes en la promesa de una tierra fértil constantemente renovada y de una vida bendecida por la divinidad

doy gracias a estos descendientes de los supervivientes por haber recreado su centro de vida a la escucha del Padre, en medio del desierto donde la pureza del cielo despeja el camino de las estrellas, en medio del desierto cuya arena conserva por milenios la obra de los iniciados y a orillas del río, lugar único predestinado donde el poder del universo se casa con su creador y con la promesa de vida terrestre fecunda

testificamos de esta fe segura y fiel en el conocimiento de Dios y del universo que nos ha dado, de esta fe que los vio instalarse allí para manifestar para siempre el conocimiento fundamental donde el hombre obtiene sus razones para sobrevivir a la muerte de su cuerpo, así como el conocimiento de las leyes cósmicas y divinas que refuerzan su alma

os damos gracias, constructores de los tres templos de Heliópolis, Memphis y Tebas, vosotros que reconstruyeron el misterio de la Gran Obra de nuestro creador y permitieron mantener abierto el camino de nuestro regreso cerca de él, así como guardabais rastro de él en el Círculo de Oro de la doble casa de vida de Dendérah

doy gracias a nuestro creador y me arrodillo delante de él junto a los sacerdotes de Heliópolis para afirmar el misterio de la creación que dividió el origen e hizo que un día todo volviera al origen

te doy gracias, tú que existes y que fuiste creado para vivir en nosotros, para oír el verbo del creador y vivir junto a él cuando nuestro cuerpo se vuelva polvo

te doy gracias, que gobierna mi existencia terrenal, tú oh Señor, por haberte revelado a mí y llevar ostensiblemente mis pasos hacia nuestro Padre. ¡Que por la gracia de mis palabras que transmiten el mensaje del Verbo que he recibido, puedan testificar de la presencia del Señor que está en ustedes!

gracias a ti, oh mi Señor, para responder infaliblemente a mi oración y apoyarme en el camino de mi pasión hasta la revelación de la más completa unicidad entre mi alma, el Verbo que está en cada uno de nosotros y tú que nos lleva al Padre.

Gracias a ti por la fe inquebrantable que me has dado y que me compromete a liberarme de mi cuerpo, a liberarme de este mundo para que te dignes me inviertas totalmente, a incorporarte en mí en tu amor infinito igual al del Padre y a hacer volver a la vida al que vivió en este cuerpo mortal al servicio de tu presencia eterna porque este es tu poder, a ti que siempre vuelve al Padre en cuanto nuestro cuerpo se muere, a ti que viene siempre a nosotros desde el nacimiento del primer aliento de nuestro cuerpo, a ti el Cristo, Señor hace carne del hombre para guiarnos,

Cristo Hijo de Dios hecho hombre para permitirnos a través de sus palabras dirigirnos directamente a nuestro Señor y por él a Dios,

Cristo que siempre resucita de la muerte y nos ayuda a resucitar a la vida eterna antes de que muera el aliento de nuestro cuerpo terrenal.

Así sobrepasaremos la dimensión ternaria universal; la humanidad ya no será igual a cuatro, siete ya no será el número de oro que reconcilia al hombre y a su creador; seremos uno y uno; haremos dos, tú nuestro Padre y nosotros tus hijos reunidos en tu unicidad y tu amor, tus hijos enteros reunidos aquí abajo por Cristo.

Non nobis, Domine, non nobis sed nomini tuo da gloriam

Señor, para salvarnos, también has hecho perceptible a los hombres y que vive en medio de nosotros…

Nosotros, todos tus hijos llenos del Verbo y de la conciencia de su Señor para celebrar esta trinidad Padre Señor y Verbo, Padre Hijo y Espíritu Santo que a través de Cristo es tu imagen más fiel para las miradas de nuestra humanidad y en la que nos recibes como tus hijos.

doy gracias a los hombres, a las mujeres, a los niños que desde el origen de la humanidad han sabido revivir este vínculo indestructible entre nuestra existencia terrenal y la presencia eterna del Creador.

Les damos gracias por haber recorrido este camino que ha hecho, oh Señor nuestro, que te hayas encarnado en ellos y que hayas roto ostensiblemente las leyes de sus muertos para reforzar la promesa de nuestra resurrección.

Pedro tomó la cesta de pan y la copa de vino

Como nos han enseñado aquellos en los que te has encarnado, oh Señor nuestro, presencia de Dios en cada uno de nosotros, tú que nos lleva a Cristo entre nuestros hermanos, celebramos el culto de nuestra pasión que nos lleva a tu encarnación en nosotros y nos salva de la perdición en esta tierra

bendigo este pan y este vino, frutos de la tierra y del cielo.

Padre, a través del trabajo de tus hijos, nos los das para alimentar nuestros cuerpos. Ahora que van a ser consumidos para fortalecernos, te pido que los asocies con el misterio de nuestra vida que debe ser consumida antes de volver a casa contigo.

En memoria de los hombres-cristo al servicio de tu obra que guiaron al pueblo de los supervivientes y que en recuerdo de tu misericordia celebraron en tu nombre el culto a la muerte y a la resurrección, en memoria de Jesús que reintrodujo este rito en nuestros corazones, te presento este pan y este vino, fruto del trabajo de los hombres, que se conviertan en el cuerpo y la sangre de tu presencia que fortalece la vida que nos has dado por la eternidad de los siglos y de los siglos.

Los otros respondieron: ¡Amén!

Pedro levantó más arriba la papelera y la copa, los otros se habían arrodillado instintivamente.

Como nos han enseñado nuestros maestros en la luz y la vida de Dios, aquí está el cuerpo, aquí está la sangre de Dios que vive en nosotros y vivirá más allá de nuestra muerte como vivía antes de nuestro nacimiento. Este es el cuerpo y la sangre de Cristo que siempre resucita de entre los muertos.

Todos los que creen y esperan, bienaventurados están esperando. ¡Toma y come, que este cuerpo y esta sangre te hagan comulgar más estrechamente con el resucitado que vive en ti!

Pedro presentó a cada uno la papelera y luego Frantz pasó a presentar el corte y limpió su borde después de que cada participante bebiera. El recogimiento era profundo. Tras guardar un largo rato en silencio, Pierre continuó:

Comunimos para fortalecernos en la presencia de Jehová y estamos más dispuestos a abrirnos a Cristo que vive entre nosotros para que se encarne en nosotros y nos haga oír el Verbo que nos deja ir hacia el Padre.

Démonos el beso de paz…

Cuando ustedes lo deseen, podremos celebrar de nuevo esta comunión y yo les enseñaré a llevar a cada uno a su turno estas oraciones y esta ofrenda a la gloria de los misterios de nuestra vida…

Reanudaremos nuestro trabajo dentro de quince días, regresaremos a casa y trabajaremos para conseguir nuestro éxito.

El fin de semana

Todos estuvieron de acuerdo en cerrar así su fin de semana.

Antes de doblar el equipaje, pagaron a Frantz el precio acordado para las comidas, la remuneración de Evelyne. Buscaron a los niños, y antes de partir, juraron reunirse juntos en dos semanas.

Algunos de ellos habían previsto salidas de vacaciones que iban a modificar mañana. Se apresuraron a subir a los coches como para estar más rápido en casa, tranquilos para emprender este trabajo delicioso de asimilación, de digestión de cada uno de estos maravillosos eventos que alteraban sus vidas.

Antes de que el coche de cabeza se disparara, varios salieron de sus vehículos para preguntarle a Laurie si tenía su cinta de audio. Ella se la mostró tomándola de la mano sobre el auto, su brazo por la ventana y el cortejo se lanzó…

Las hijas de Pierre y Françoise contaron durante el viaje su encuentro con el Dios del Mummelsee, este patriarca de larga barba blanca y tridente dorado con el que arroja un rayo sobre los malos o teje arcoíris sobre los buenos. Estaban impresionadas.

Se miraron Françoise y Pierre. Se prometieron que un día también escucharían las voces del más allá, celebrarían la comunión con Dios que vive en ellas… ¡fue lo menos para las hijas de poeta!

Episodio 7 el fin de semana en Baden-Baden, el domingo por la mañana el grupo va al Friedrichsbad y por la tarde Pedro dirige la ceremonia de su comunión

Sigue leyendo