Dios, no conozco

 

observación: este texto sirve de introducción a la recopilación: Los Mensajeros

 

No se trata por supuesto de negar la existencia de Dios sobre todo después de haber redactado tantas páginas en nuestro sitio Web. O más bien si, se trata efectivamente de negar la existencia de lo que los otros nombran a Dios o quieren imponernos como único Dios que debe venerarse. La representación divina designada bajo la palabra “Dios” es una invención del espíritu humano para intentar colmar un vacío de conocimientos sobre los misterios de la vida sobre Tierra y sobre los misterios de la vida en los distintos universos al igual que sobre el misterio aún más inefable de la vida en lo que llamamos aquí “la zona de eternidad”. Un poeta tiene generalmente de horror de alguien que le habla de Dios, de su Dios él que sería mejor que el vuestro. En cuanto a los jefes de guerra que alegan a Dios para ganar sus guerras, el poeta los desafía en ellos escupiendo a las caras, sola respuesta que juzga aún dignas para estos criminales de guerra que es necesario eliminar lo más rápidamente posible de la humanidad arrancándoles de las manos las armas y las marcas de sus poderes usurpados y tiránicos.

 Tras esta primera cuestión, el poeta refuta el segundo: ¿quiere conocer a Dios? La respuesta es no. No se trata de una marca de frivolidad o imbécillité o de un reto estúpido de un poeta que se cree igual o superior a Dios. No, durante sus peregrinaciones entre cielo y tierra, el poeta se convierte en un familiar de estos lugares sobrenaturales donde se entrecruzan los misterios de la vida. Ante estos misterios, el poeta plantea otras cuestiones: ¿un ser humano puede entrevistar con a Dios en su condición humana? ¿El iniciado que cruzó el pozo de luz tiene interés en cruzar la frontera para entrar en esta zona de eternidad insondable e incomprensible? ¿No es mucho más interesante y más realista profundizar en las relaciones con estas presencias que lo guian más allá del pozo de luz y antes de esta zona de eternidad incomprensible? Claramente, la cuestión es simple: ¿vale renunciar mejor a la eternidad para satisfacerse con la inmortalidad? ¿Cuando la personalidad fusiona con el alma a la muerte del cuerpo carnal, es preferible para ella seguir siendo esta personalidad humana capaz de actuar en estos espacios más allá del pozo de luz o, es mejor qué esta personalidad desaparezca en esta fusión inmensa que anima esta zona de eternidad insondable? La respuesta del poeta es tan simple como esta cuestión: no hizo tanto viajes, tanto encuentros para abandonarlo todo. Sabe que más allá del pozo de luz después de haber cruzado los límites de la muerte carnal, ya está en la inmortalidad. La cuestión de los orígenes puede ser interesante y justificando pero tiene poca importancia con relación a la cuestión del pasar a ser de la vida que nació sobre tierra. Que los otros mortales se desinteresan de su condición humana inmortal o eterna, no es la observación del poeta. Sin hacer trabaja de impertinencia y egocentrismo loco, las correspondencias que estableció durante su existencia humana con el sobrenatural no pueden borrarse como eso, por supuesto no en el paso de su muerte carnal, aún menos después de haber cruzado el pozo de luz cuando está ante estas presencias sobrenaturales que forman parte de su vida.

 Entre nuestros encuentros, en nuestro tercer décorporation, después del pozo de luz, buscamos estas presencias que conocíamos y pedimos a el que vive en nosotros de ayudarlos a contactarlos. Por supuesto queríamos comprender lo que prescinde à ce moment-là de nuestra existencia, no para volver de nuevo sobre tierra sino para comenzar una nueva etapa de nuestra vida bien más rica y más espléndida que nuestra pobre condición humana. Pero la aprendimos a costa nuestra, estas presencias que estaban ante nosotros, no podíamos respondernos.  No tenían el derecho. En nuestra recopilación de poemas “iluminaciones”, describimos este tercer décorporation. Para completar lo que escribimos, vimos bien y comprendimos que había dos presencias que se ocupaban nosotros. Había la presencia que vive en nosotros y que había salido para ir al encuentro de la otra presencia. Manifiestamente los dos tenían el mismo nivel de responsabilidad y de poder. Mí estaba allí y esperaba que se se ocupa de mi destino. Como esperaba, mi mirada llevó en una dirección y sentí como una pared invisible que lo separaba de una zona de eternidad que corresponde a un universo insospechado en el cual pronto o tarde, un día, debía ir. Pero no había presentado la demanda y obviamente no estaba listo para cruzar esta frontera y penetrar en esta eternidad. Por lo tanto no había ya muchas soluciones para las dos presencias que se ocupaban mi. La nueva presencia con la cual discutía la que vive en mi, inmediatamente a proponer que vaya en otros mundos que sobre tierra. Era simple: no había nada cambió a mi estado actual, había salido bien del pozo de luz y en consecuencia apto a esto que mi personalidad y mi alma, al menos la presencia que vive en mi, ambos nosotros combina en esta dirección y hacia otra forma de vida bastante similar a la de nuestra condición humana sobre tierra.

 La presencia que vive en nosotros no opinaba este. Antes de ir allí era necesario comprobar bien que sobre tierra todo era en orden, que esta presencia podía abandonar el vínculo que nos unía ambos con mi sobre carnal. En luz que bien me había muerto y que ambos podíamos desinteresarnos de mi sobre carnal. Por supuesto estaba de acuerdo y no tenía ya deseo de ocuparme de mi sobre carnal humano sobre Tierra. Muy rápidamente la situación se es complicada. La presencia que vive en lo constató que podía recuperar mi cuerpo sin demasiadas dificultades ya que era posible para la presencia que vive en de acompañárnos lo en mi sobre carnal. Eso no le planteaba problema técnico. Más tarde supe que mis camaradas me consideraban como muerte o al menos como se pegaba y como me estuve incluido en el mi ensanchador casi 20 minutos después del accidente, al cabo de un determinado tiempo determinado bien se habían considerado como muriendo. Esta situación no planteaba ningún problema para la presencia que vive en nosotros. La otra presencia se borró ante esta acta. Y la presencia que vive en nos debió ir a interrogar a obviamente alguien en esta zona de eternidad que imaginaba siempre. ¿Pero tiene de la ida interrogar a alguien? Eso fue extremadamente rápido y ambos al mismo tiempo, supimos que la presencia que vive en nos había recibido el poder de hacer volver de nuevo mi cuerpo carnal en mi condición humana. Tuve la neta certeza que la presencia que vive en nos tenía de buscar una nueva energía, suplementaria, de los poderes especiales, que había ido en la zona de eternidad para equiparse ya que la situación era especial: en principio, llegado a este lugar, no había que ya volver de nuevo sobre tierra en la condición humana. Había visto y había comprendido algunas cosas en principio prohibidas para un ser humano.

 La segunda presencia se produjo una última vez más bien en mi favor. Señaló a otro que mi vuelta sobre Tierra iba a pesar de todo a plantear problema ya que se consideraba bien como muerte. Los otros habían incluido eso, lo habían aceptado ya que era una deducción lógica del accidente. Por el contrario volver de nuevo en mi sobre carnal sin ninguna sensación de dolor o de un perjuicio cualquiera iba inevitablemente a parecerles raro. Tendría que hacer frente a su incomprehensión y ahora que había comprendido un poco lo que pasa más allá del pozo de luz, mi existencia humana iba inevitablemente a complicarse. Sería sobre Tierra uno rechazado del cielo, uno rechazado, un deportado de fuerza por la única voluntad de el que vive en nosotros ya que era solo él que había tomado esta iniciativa de no dejar romperse el último vínculo que existía débilmente aún entre mi presencia aquí, más allá del pozo de luz y este sobre carnal poco importante allí, en alguna parte sobre Tierra, un lugar obviamente no tan aconsejable que eso según la otra presencia con la cual éramos. Por supuesto estábamos en fusión ambos, oía y comprendía todo a menos que tenía siempre una longitud de retraso porque era incapaz de imaginarme la existencia de tales cuestiones y de tal problema. La otra presencia indicaba que valía quizá mejor ahora que vaya hacia estos otros mundos en cuestión muy al principio. Seré mucho más útil allí que sobre tierra. La vida sobre Tierra, esta presencia no lo juzgaba bueno: se le amenazaba, había desorden y enviarme en este contexto representaba como un gasto ya que sería la víctima directa de estos desordenes se referidos a la vida a Tierra. Era daño extremadamente después de lo que acabábamos de vivir todos los tres conjuntos a la salida del pozo de luz, que devuelvo en mi condición humana sufrir la incomprehensión y las burlas de mis contemporáneos ya que cómo vivir sobre tierra al callarlo y al ser incapaz hablar de lo que había vivido y que son los más bonitos momentos hasta ahora de mi vida. Esta reanudación de mi condición humana iba a ser un fracaso ya que iba a deber proseguir esta vida humana sin lo que había descubierto más allá del pozo de luz. Era profundamente injusto y, al límite, podía decentemente colocar una reclamación frente a el que vive en nosotros ya que me privaba de esta fuente de amor infinita que me tenía con todo revelar. Estábamos en plena contradicción y en plena absurdidad.

 Hoy puedo libremente hablar. Tuve la prueba del pacto que se estableció à ce moment-là. La decisión de mi vuelta sobre Tierra se había tomado en esta zona de eternidad y la otra presencia sabía que no podía impedir esta decisión de realizarse. No puedo decir hoy que tomó la iniciativa ya que las dos presencias fusionaron y es la presencia de el que vive en nosotros que me habló para garantizarme que se devolvió no tenía simplemente sobre tierra, completamente solo. Por supuesto volvía de nuevo con mi, eso lo sabía desde nuestro primer encuentro, pero lo informó de que el resto de mi existencia humana, tendré siempre su presencia cerca de mes y que antes de volver de nuevo en mi cuerpo, ambos podíamos utilizar los poderes del mundo superior. A través de esta prueba, no tendría ya que dudar de su presencia. Renta sobre el paisaje en el cual acababa de vivir este accidente, encontré todas mis sensaciones de ser humano y supe que podía hacer cosas imposibles para un ser humano. Comprendí que poseía un cuerpo duplicado con relación a el que yacía sobre un ensanchador allí abajo. Había previsto ir a mostrarme a personas que inevitablemente se encontraban en este lugar que había elegido, cerca de este pueblo y estos chaletes de montaña que veía. Quería darme cuenta que no constatarían ninguna diferencia entre mi cuerpo duplicado y mi cuerpo carnal. Como ya lo dije, en particular, en la novela “de Eleusis a Dendérah, la evolución prohibida”, la presencia que vive en mi constató que los que se ocupaban de mi cuerpo estaban rompiendo por ignorancia y torpeza el vínculo que los unía él y que era necesario imperativamente volver de nuevo inmediatamente en este sobre carnal. Eran muy cerca de la carretera y un vehículo iba llevado mi cuerpo yo no sabe dónde. Tendrían de dejar mi cuerpo en el lugar del accidente, no el tacto y desplazarlo y esperar que volviera de nuevo en mi sobre carnal. Me estuve incluido en el mi ensanchador muy en cólera frente a mis camaradas, fueron sorprendidos muy por la violencia de mis palabras y comprendí que me tomaban para un loco: ¡el accidente lo había vuelto loco! Fui derecho como si de nada no era.

 Al campamento guardé mis asuntos y se condujo al hospital de Chamonix que se negó a asumirme. Tengo de la ida a la enfermería de la escuela militar de alta montaña donde el responsable también se le negó que me asumiera y lo devolvió al hospital que se negó una segunda vez que me asumiera. En el segundo paso al EHM, controlándolo en persona tiene de llamar el hospital para que me guarden para la noche antes de el día siguiente mañana evacuarse sobre el hospital militar Desgenettes de Lyon. Sonréía en suave ante tanto incomprehensión sobre mi situación pero sabía que mi cuerpo iba a pagar la adición de estos acontecimientos. Ciertamente no tenía mal, era extremadamente lúcido sobre lo que pasaba: sabía que otros no incluían lo que había vivido y que me era imposible explicarles este encuentro sobrenatural espléndido y terrible a la vez. Debía ruser: no debían tomarme para un loco o más probablemente para un soldado llamado que quería aprovecharse de un pequeño problema de salud, de un pequeño accidente de montaña para resquiller y hacerse llevar enfermo para escaparse al cuartel e ir en convalescencia en él, a la casa. Mi cara cubierta con tierra y con sangre secada debía bastar a convencerlos de la gravedad de mi situación. En el tercer paso a las urgencias del hospital, una bolsa de aire se desarrolló bajo mi ojo derecho e hizo sacó el ojo y el párpado cerrado de la órbita del cráneo. Mi cara se volvió repentinamente deforme y horrible. Inmediatamente se cerraron los debates y todos incluyeron que no era un affabulateur. Algunos minutos más tarde, estaba en una habitación y tenía una cama para pasar la noche. Una semana más tarde y durante tres semanas, no podía ir tanto más derecho mi cabeza era pesado y me hacía socarronamente mal. Avanzaba teniéndome a las paredes. Sabía que mi cuerpo debía evacuar las consecuencias carnales de este accidente. A la salida del hospital Desgenettes, el responsable del servicio ORL me hizo bien comprender que yo uno miraculé, que y su equipo no le estaban a favor de nada en mi curación, que había tenido oportunidad que mi cuerpo había regulado la situación completamente solo. Lo observé en los ojos y tengo dado que era posible decirle de todo, de explicarle que mi cuerpo no era para nada en mi curación y que normalmente no debía ya ser en este cuerpo carnal. Pero me soy ti y educadamente lo agradecí él y su equipo. Lo empujó amablemente hacia la salida, contento obviamente de quitarse de mi caso.

 Por supuesto que no conozco lo que pasa en esta zona de eternidad. En la novela, diez años más tarde, me he imaginado la transfiguración del par formado por Pedro y Laurie, cuando ambos van a acompañar a Maud precisamente en esta zona de eternidad. En mi trabajo de poeta y a través de las correspondencias que establecí con las presencias sobrenaturales, me convertí en familiar de la forma que estas presencias toman frente mi. Nunca no me han dado miedo o han pretendido jugarme una vuelta para burlarse mi. Siempre lo han ayudado, sobre todo a evitar nuevos accidentes mortales. En un accidente de jardinería, cuando tengo la oreja izquierda cortada, nos encontramos ambos y es la segunda presencia que había querido enviarme hacia otros mundos que ayudó a el que vive en a desplazarnos mi cráneo para evitar que el golpe sea mortal. Esta presencia había vuelto de nuevo en mi en algunas milésimas de segundos y probablemente más rápidamente aún. El pacto sellado entre nosotros tres eran bien reales. Lo que comprendí, es que estas presencias existen fuera de la zona de eternidad. Por supuesto tienen la posibilidad natural e inmediata ir a buscar lo que quieren en esta zona de eternidad. Pero también comprendí que si volviera a entrar en esta zona de eternidad, mi personalidad humana va fusionarse y a desaparecer. Es lógico ya que hay tanto y tanto ver con poderes y posibilidades insospechables que nuestra experiencia humana no tiene ya ningún interés. En esta zona de eternidad, no necesitamos ya estas presencias que los acompañan durante nuestra existencia humana y no tenemos ya necesidad de tener la posibilidad de ir hacia estos otros mundos de dónde seres vivos vienen a también incorporarse a esta zona de eternidad.

 Un poeta, un iniciado a los misterios de la vida después de la muerte, puede comprender que para un ser humano la cuestión no se plantea: todo feliz de cruzar el pozo de luz, tiene interés para que el que vive en nosotros le diga ir directamente en esta zona de eternidad, mejor, es él pedir poder entrar en la zona de eternidad y tiene del ser formado durante su existencia humana para para ser capaz de formular esta solicitud vital. El poeta y el iniciado saben también que no es tan fácil y automático que eso. Nos entrevistamos con el enviado de las oscuridad y se fue necesario de poco que estemos capturados por él y que nuestra existencia humana no se acaba en esta zona donde nada no es posible y ninguna continuación de la vida permitida. Durante nuestros encuentros, precisamente nos enteramos de la existencia de estas elecciones de vida y a pesar de nuestros errores iniciales, aprendimos a hacer la buena elección, por colocar la buena demanda, por ser sobre el, por tenernos una fe inébranlable y por volver a entrar en contacta inmediatamente con el que vive en nosotros. Entonces la cuestión se vuelve límpida: la próxima vez quiero bien intentar pedir a poder entrar brevemente en la zona de eternidad pero a condición que pueda resultar para convertirse en similar a estas presencias que se ocuparon mi a la salida del pozo de luz. La razón es evidente: no tengo deseo de abandonar los seres humanos que van a deber hacer este camino. Y no tengo deseo de abandonar el pacto sellado con el que vive en nosotros y la segunda presencia. Al contrario, me quisiera ser como ellos, hacer lo que hacen y que son maravillosos. Eso me bastaría y estaría como una vuelta de las cosas, una manera de volver a otros lo que hicieron para mi, una manera de compartir estas fusiones de nuestras vidas íntimamente vinculadas en el misterio de la vida después de la vida humana.

 Tras la iluminación, durante mi evolución, busqué bien día después de día sobre las caras de la y los que cruzaba, los rastros de la presencia que vive en ellos y que es similar a la que vive en mi. Intenté bien mostrarles el camino, invitarles a comprometerse en una investigación espiritual e iniciática. ¿Por qué detenerlo todo cruzando esta frontera para entrar en esta zona de eternidad? Más tarde después de este accidente, leí muchos libros sobre el budismo e inmediatamente este concepto de bodhisattva me convino. Una vez más, constataba que otros habían pasado por allí mucho antes mi y habían presentado esta misma demanda: no permanecer en la zona eternidad pero volver de nuevo ante los seres humanos. Será necesario probablemente mientras que vaya a hacer un período de prácticas en estos mundos cuya presencia se me indicó de tal modo que me convierta en polivalente en la recepción de los estar vivos en marcha hacia esta zona de eternidad pero no tengo deseo de saber inmediatamente todo lo que es posible hacer en esta zona de eternidad. Un poeta es nunca un ser humano flexible. No es necesario sobre todo ver en esta fase un reto lanzado ante Dios, al menos ante la presencia que sería responsable de todos estos universos y de esta zona de eternidad. ¿Y aún, debe inevitablemente existir un responsable principal de todo eso? ¿No es nosotros, pequeños seres humanos que necesitan absolutamente este concepto de responsabilidad y jefe? No, esta zona de eternidad existe como el enviado de las oscuridad existe y lo encontramos él también. Es muy simple escaparse al enviado de las oscuridad, lo dijimos en el relato de nuestro segundo décorporation. Entonces es necesario desarrollar esta educación, mostrar esta división de los misterios de la vida, establecer nuestras correspondencias con el que vive en nosotros, hacer corresponder nuestras gestiones espirituales iniciáticas en culturas capaces de casarse para satisfacer nuestras razones vivir que son las mismas que nuestras razones morir.

 ¡Comprenden en cuanto Dios del que van a hablarme, tengo horror! Por cortesía voy a escucharles. Si muy rápidamente comprendo que consiguieron su iniciación, que para decir simplemente las cosas, ustedes están informados de lo que prescinde después del pozo de luz porque lo vivieron y que con todo hablan siempre de Dios para intentar convencer otros, no esperaré y voy a expulsarles. Si al contrario comprendo que nunca no han seguido un planteamiento espiritual tanto o sea poco realizado, voy a pedirles callarse. En pocas palabras les haré descubrir la vía que debe seguirse y voy a invitarles firmemente que les se comprometa en esta vía. Después de esto es ustedes ir. En una organización en red de los grupos sociales, encontrarán siempre a un grupo que los acompañará en este planteamiento. A fuerza de recorrer nuestro sitio Web fileane.com, se dieron cuenta de que vivimos en el marco de sistemas de poder. Aquí estamos ante los sistemas de poder religiosos que se dieron como misión la educación del pueblo en una obediencia más o menos estricta a las voluntades de Dios. Precisamos en varios textos nuestra posición ante estos poderes religiosos y a estas teocracias generalmente criminales. Aquí lo que nos interesa, es la cuestión central en muchas religiones: ¿es necesario aprender a las poblaciones no que dar una forma humana para personalizar esta zona de eternidad, es necesario desarrollar en los seres humanos un respeto tan absoluto de los misterios de la vida para imponerles no imaginar a dios similar a la condición humana? ¿O al contrario, es necesario comenzar por familiarizar el ser humano al misterio de la vida hablándole de dios similar a su cara de seres humanos? Por supuesto durante la marcha espiritual, hará encuentros con presencias y si él con motivo de cruzar el pozo de luz, se encontrará pronto o tarde ante esta frontera que lo separa de esta zona de eternidad. Pero tal no es la cuestión ya que la mayoría de los sistemas de poder religiosos prohíben la vía iniciática personal precisamente por lo que fieles podrían volverse cuenta ellos mismos de lo que acabamos de describir, es decir, de la inutilidad y la futilidad que debe quererse hablar de Dios mientras seamos seres humanos. Hay bien la palabra de los profetas que lo ayuda a comprometernos en esta vía espiritual. No plantea en principio demasiados problemas pero no soluciona a menudo nada tampoco tiempo mientras el profeta hable de Dios para intentar educar las poblaciones.

 A través de todo este vocabulario, somos interesados por un enfoque más particular, más simple y más honesto: aquélla que utilizó Jesús. Sustituir a la palabra “Dios” por la palabra “padre que está a los cielos” me parece más pertinente. No se trata ya entonces de pretender a toda costa personalizar el que dirige la zona de eternidad pero solamente de nombrar aquél que vive en nosotros y nos ayuda a cruzar la muerte de nuestro cuerpo carnal. Es una ambición quizá más reducida pero al menos este enfoque se concreta a través de nuestra existencia humana cuando entramos en contacto con el que vive en nosotros y que podemos llamar “el Cristo “. Por supuesto podemos llamarlo padre: basta con utilizar nuestros conocimientos sobre la migración de los almas. El que vive en nos viene a sentarse en nuestro nacimiento, cuando nuestra existencia humana se separa de nuestra madre. Darle el nombre de padre, por lo menos de padre espiritual es completamente exacto y humanamente comprobable cuando se observa tanto esté poco lo que pasa en un nacimiento. Describimos más arriba en este texto el papel que desempeña el que vive en nosotros cada vez que nuestra existencia humana se pone en entredicho. Está él bien que encontraron asegurarnos debemos durante nuestra existencia humana con el fin de de cruzar los límites de la vida humana para acceder a la vida según la vida humana. Este movimiento espiritual lo llamamos la segunda revolución espiritual después de la primera revolución espiritual que corresponde en nuestra historia cristiana judéo a Abraham y a la orden que recibe ya no sacrificar seres humanos, en particular sus hijos, para agradar a dioses. Dijimos que estos dioses que exigían estos sacrificios humanos, no tenían nada que ver con cualquier presencia de la zona de eternidad pero a través de la historia del pueblo antiguo, de egipcios griegas y otras, de estos seres vivos llamados sobre tierra de dioses corresponden a estos seres vivos venidos de otro planeta. Efectuaron pruebas biológicas sobre los ser vivos terrestres para desarrollar una raza humana mejor adaptada a las condiciones de vida terrestre. Mismos eran seres vivos que después de la muerte de sus sobres carnales debían cruzar el pozo de luz y entrar en la zona de eternidad. Está claro que su descendencia participa en los mismos principios de vida si es necesario explicar una diferencia entre la vida de los seres que disponen de un alma y los seres vivos que no disponen de un alma. Por el momento no disponemos de testimonios de seres humanos que después del pozo de luz, se encontraron con presencias fusionadas a personalidades de animales sino el hecho de que haya mundos otro que el nuestro en relación con este espacio de eternidad puede muy explicar bien que estos almas “animales” vayan en uno de estos mundos. La existencia de una especialización en estos espacios sobrenaturales no tiene nada de que choca.

 En cualquier caso estamos hoy al principio de una tercera revolución espiritual: se trata de romperse y los sistemas de poder religiosos y la teocracia criminal para permitir a cada seres humanos cualquiera que sea su cultura acceder a esta marcha espiritual que lo lleva hacia su iniciación y su evolución. A partir de la segunda Revolución cultural y la contribución del mensaje de Jesús, es necesario sobrepasar el marco de los sistemas de poder religiosos, para desarrollar una educación espiritual al mismo nivel que los otros ejes de educación y formación. Es necesario decidir estas enseñanzas que pretenden poder decir que es Dios, quien quiere y quien está prohibido hacer. Más allá de estas pilas mentiras e hipocresías, hay la experiencia humana de la marcha espiritual que permite a cada uno encontrar sus razones vivir. Es la base del funcionamiento de las organizaciones en red, es a partir de estos encuentros espirituales y estas evoluciones humanas que se desarrolla el alto nivel de confianza que pueden compartir individuos en grupos sociales y su alto nivel de motivación y responsabilidad para desarrollar la vida sobre tierra y transmitirlo a otra parte cuando tienen la posibilidad tecnológica como otros seres vivos lo hicieron en nuestro pasado. No conozco a Dios y no quiero sobre todo perder mi tiempo de ser humano con el que los humanos llaman “Dios” y que los sistemas de poder religiosos utilizan para volver a las poblaciones sujetos a sus dogmas falsos. Por el contrario aprendí a compartir la luz de la vida según la vida humana.

 Esta división no es nueva. Por pudor y humildad también, no voy a decir mi división ya que es bien torpe, no estéril pero probablemente poco eficaz y rentable. Vamos a seguir la división de estas palabras de vida que se transmitieron los mensajeros de la vida durante la humanidad. No vamos a reanudar o explicar, legitimar el discurso de los dirigentes de nuestros sistemas religiosos más o menos fanatizados ya que recuperaron el ejemplo histórico de estos mensajeros para consolidar sus dogmas y sus normas religiosas. Vamos a hablar estos mensajeros para mostrar cómo tienen compartir el uno con el otro estos momentos intensos de vida, estos encuentros sobrenaturales, este conocimiento de los misterios de la vida, esta negativa a nombrar a “Dios” para educar al contrario a sus contemporáneos en la manera de avanzar hacia estos encuentros iniciáticos a los misterios de la vida y atrever a pedir con la fe, a entrar en esta zona de eternidad después de haber conseguido cruzar el pozo de luz. Estos mensajeros de ayer tienen niños, perseguidores de la obra humana: el eco con sus voces no fallecerá, la transmitimos a nuestros niños a pesar de las prohibiciones, los crímenes de los dirigentes de los sistemas de poder civiles, militares o religiosos que vamos a eliminar para desarrollar una vez más organizaciones ciudadanas en redes de vida. Los mensajeros no terminaron de compartir la luz de la vida.

 puesta en línea: 6 de abril de 2008

LOS MENSAJEROS    LA VIDA DESPUÉS DE LA VIDA     ILUMINACIONES

BIBLIOTECA (vínculos con los relatos de los 3 décorporations de Pedro)

TALLER 1: el primer contrato social: encontrar sus razones vivir y morir

NOVELA: De Eleusis a Dendérah, la evolución prohibida

episodio 22: la muerte de Maud y la transfiguración de Pedro y Laurie

episodio 23: la vuelta sobre la montaña, Pedro lleva a Laurie en los lugares del accidente de montaña en el texto de esta página Internet.

RECEPCIÓN