Christophe Colomb, 

extracto de "de Eleusis a Dendérah, la evolución prohibida", la conferencia de Nancy.

 

¿Qué se sabe de la historia de este navegante? Que había casado a la muchacha de un Gran Amo del Orden del Cristo que, en Portugal, había tomado la sucesión del Orden del Temple[1 ]. ¡Que tuvo mucho mal a convencer el potentes del tiempo ir a cruzar los mares para descubrir un nuevo continente siguiendo la estrella de la mañana, esta estrella llamada el Merica desde el Egipto antiguo, nombre recogido por las comunidades espirituales que mantenían el conocimiento antiguo como la de Qoumrâne, el de los nazôréens de la iglesia de Jerusalén, la más tarde de los monjes soldados templiers! Y esta estrella de la mañana en el nuevo mundo, buscado el continente tanto, es también, en el nuestro, la estrella vespertina, el planeta azul del antiguos, la estrella símbolo de los más viejos conocimientos sobre el origen de los conocimientos humanos.

 El conferenciante siguió siendo sucinto. La principal fuente de riqueza para financiar el tiempo de las catedrales fue el dinero de las minas de Sudamérica que la flota templière transportó hasta los puertos franceses de la Pequeña roca, Dieppe, Santo- Valéry en Caux. Se conocen dos lugares: la región del lago Titicaca y de la ciudad antigua de Tiahuanaco que en la época estaba al abandono y había sido el lugar de una colonia vikinga. En Perú, el dinero procedía sobre todo de la zona de Porco, situada en una cadena de montañas del cordillière, sobre el lado oriental de la meseta hoy boliviana, al sureste de Tiahuanaco. Los Españoles llamaron esta cadena Sierra del Plata, sierra del Dinero. Una parte del oro y el dinero tomaba el camino del Atlántico pidiendo prestada la rama septentrional del peaviru, la que, en Paraguay, pasaba por Cerro Cora donde el metal se transformaba en lingotes. Del puerto de Santos, el dinero cruzaba el Atlántico. El orden templier en ese momento allí importaba de importante cantidad de dinero para financiar la construcción de las Abadías y catedrales. Este tráfico se paró en la toma de Tiahuanaco por el Araucans hacia 1290. después de la caída del orden del Templo en Francia, una colonia templière venido de Francia ayudó al Guaranis a reanudar a Tiahuanaco y una nueva restauración de la antigüedad citada tuvo lugar. El segundo centro de producción del dinero es México. Dependía del imperio Atzèque luego del imperio Inca. Los templiers se combinaron con la civilización de México y este intercambio nació el imperio Inca. México trabajaba esencialmente el oro, el dinero y el cobre. El dinero no era más que una producción secundaria y la extracción de los minerales seguía siendo rudimentaria. Los vikingos luego los templiers prefirieron desarrollar sus tecnologías mineras y de fundición en toda autonomía política y militar y más que de suministrarlos al pueblo de México, hizo la elección de instalarse en Perú para desarrollar una verdadera industria minera. En la actualidad, la situación se ha invertido, México es el primer productor de dinero del mundo (2,8 millones de toneladas).

Al utilizar el conocimiento de las rutas marítimas de los normandos y vikingos, la flota templière llegó a incorporarse al lugar legendario de ahí habían ido los antepasados de los supervivientes del Atlantide que vinieron a incorporarse al gran río a la confluencia de los tres continentes que el último gran cataclismo no habían trastornado. Y de este lugar iniciático fuente de un conocimiento colectivo bien más potente que la transmitida por la Biblia, venía también una nueva fuente de riqueza, el dinero, capaz de transformar Europa a través de una nueva organización en red basada en los trabajos de los monjes benedictinos quienes desde el Monte Cassin, Cluny, Citeaux y sobre todo Clairvaux, prosiguieron el trabajo sobre el conocimiento humano guardado milenios en el círculo de oro del templo egipcio de Dendérah. La tradición de los templos egipcios guardaba secreto este lugar próximo al lago el lo más arriba posible sobre la tierra, a este lago de Bolivia donde se encuentran inscripciones y dibujos que representan hombres en escafandra de cosmonautas y venida de este planeta azul. El camino más directo desde Europa para incorporarse a este lugar pasa por las Antillas y Centroamérica. Al cruzar a pie el istmo americano, este camino bordea la Cordillera de los Andes para acceder a la meseta boliviana. ¿Es solamente una coincidencia si los viajeros europeos de la antigüedad hasta Christophe Colomb convergieron hacia esta dirección y participaron en el dinamismo de la civilización Inca, olvidando los contadores vikingos de Norteamérica? ¿Participaron en el dinamismo de este pueblo de talentosos metalúrgicos cuyas obras iban a asombrar a Europa y a a Charles-Quint y cuya tradición del trabajo de los metales procede de estos supervivientes del Mérica venido sobre tierra en su nave espacial a las aleaciones metálicas desconocidas sobre tierra? La coincidencia es manifiesta entre este planeta azul, el pueblo venido de este planeta, la atracción de los que tenían el conocimiento en Europa para darse la vuelta ante esta cuna de la civilización, y la expedición de Colomb.  

Pedro habló de las relaciones entre los vikingos de Normandía y los de las tierras del norte, de los vínculos que se tejieron entre estos navegantes y la flota potente del orden del Templo basada, en particular, al puerto de La Rochelle y a Saint-Valéry-en-Caux, junto a Dieppe, para supervisar estrechamente todo el tráfico comercial con Inglaterra, reino conquistado en los planes del monje benedictino Lanfranc. El poeta describió las relaciones comerciales creadas por los Templiers e hizo hincapié en sus importaciones de dinero de Sudamérica, dinero trabajado por los Vikingos de Tiahuanaco. Este dinero servido, en particular, a la construcción de las catedrales góticas, granitadas cuyas medidas y números empleados certifican del redescubrimiento de una ciencia procedente de la alta antigüedad egipcia. En la detención de los templiers por los soldados de Philippe el Belio, varios barcos templiers de La Rochelle no vinieron a refugiarse en Portugal al puerto templier de Serra de EL Rei sino desaparecieron a nunca. Estos últimos años del XIIIème siglo, presintiendo las dificultades que su orden iba a encontrar a medida que su potencia fuera a chocarse con los reyes establecidos antes de poder instaurar un nuevo sistema político económico y social, los templiers enviaron una expedición en Sudamérica para preparar una base de jubilación cerca de las colonias de vikingos con las cuales habían trabajado el dinero y que, a falta de contribución de nuevos equipos europeos, se había soplado en el punto poder convertirse en ahora el zócalo de una colonia nueva dirigida esta vez-ci por el propio orden de los Templiers. Se instalaron en México, a Chalco hubo sus camaradas templiers que huían de las detenciones de Philippe el Belio en 1307 en la disolución de su orden. Traían el tesoro almacenado en París.  

Para Christophe Colomb, el obstáculo principal tuvo en una autorización del papado ya que este navegante afirmaba arriba y muy querer ir sobre este nuevo continente mientras que los navegantes del tiempo se limitaban a navegar oficialmente cada vez más lejos alrededor de África o más o menos en secreto, iban a navegar a Tierra-Nuevo y en Norteamérica y del sur. El papado se negaba ya que había tenido viento de la empresa americana de los templiers y sabía que la historia del Mérica lanzaba a parte baja los dogmas de la Iglesia basados en la Biblia. El papado sabía también cómo las catedrales se financiaban y sabía que ni los reyes ni habían tenido el control de esta fuente de riqueza que había transformado Europa y había puesto a mal los poderes de los reyes y del papa. La prohibición de la Iglesia de Roma era pues doble para impedir que una nueva organización política descendente de los Templiers se restableciera ya que en Américas había el conocimiento y el dinero, resumidamente todo lo que era necesario para volver a poner sobre pie una organización política, económica y social contraria a los sistemas de poderes que dirigían Europa en ese momento allí. Fue necesario que Colomb llega a robar las tarjetas que hablaban de este continente para doblar a Isabelle de Castilla y obtener de ella la autorización oficial de ir así como una protección frente al papado. ¿¿ Por qué todas estas medidas de seguridad? Porque es casi cierto que Colomb, como tanto otros navegantes, había sido de Thulé y en Norteamérica y que sabía que la ruta marítima que era necesario abrir de nuevo era el carril directo por Azores hacia Centroamérica y Sudamérica, tierras de colonización y fuente de las riquezas de los vikingos y templiers. Que era necesario de nuevo seguir la estrella del Mérica como los templiers lo hacían y tampoco la carretera del Atlántico Norte. Porque el papado conocía esta carretera directa: un monje- obispo, Santo Brandan, acompañado de Santo Malo, dijo en su navigatio, su viaje entre 536 y 552 en América, hasta Cuba. Porque finalmente fue la carretera una vez de las carabelas templières que habían dejado La Rochelle para viajar algunas a Escocia y otro, después de haberse abastecido en Portugal, en Centroamérica y del Sur. Pedro añadió que las carabelas, una una vez en Escocia, pudieron también volver a salir hacia Norteamérica ya que los navegantes de estos países nórdicos hacían la carretera del nuevo mundo desde bien mucho tiempo. Para el papado, la prohibición de ir a América correspondía a dos objetivos principales : evitar que la biblia esté contradicha por la historia de los seres humanos venidos desde el planeta azul y ocultar el hecho de que la organización templière haya sobrevivido en Centroamérica y del Sur viniendo a reforzar y desarrollar la civilización inca bien más avanzada que la de Europa, encerrada bajo el peso de dogmas indeterminado por la iglesia de Roma.

Con todo Christophe Colomb consultó secretamente la tarjeta de los templiers en el Tesouraria dónde el rey de Portugal conservaba sus archivos secretos y que incluían los documentos traídos por la flota templière después de la destrucción del orden por Philippe el Belio. Esta tarjeta encontrada por Colomb sitúa exactamente el continente desconocido e implica el trazado del Vinland, hay que decir América del Norte, así que el trazado completo de América del Sur con el estrecho. Esta tarjeta se elaboró a Dieppe, en Normandía a la ayuda de los datos geográficos que procedían y de los Vikingos noruegos que habían colonizado el Vinland y de los Vikingos daneses que se habían estado cortados a un imperio en América del Sur. Es posible que estos navegantes vikingos no hicieron más que proseguir las rutas marítimas del Atlántico Norte y la carretera de los alisios ya emprendidas por los egipcios, el fenicio y los romanos ya que los vestigios de la presencia de estos navegantes no dejan de descubrirse en Norteamérica y del sur al igual que algunos productos de Américas ya se encuentran en las sepulturas del Egipto antiguo como la cocaína en el cabello de las momias mientras que la coca siempre se consideró como una planta que vivía solamente en Sudamérica o Central. Al Xème siglo, los vikingos daneses ya habían pasado una veintena de años a México antes de ir a fundar, en Perú, al imperio de Tiahuanaco cuyo Incas serán los descendientes mientras que en el mismo momento de los irlandeses ya firmemente se habían establecido en la región de Philadelphia en Norteamérica. En la biblioteca de la Condesa de Toledo, la Condesa roja encarcelada bajo franco y descendente de una vieja familia del XIIème siglo, se encuentra una descripción de los ríos de América del Sur: Amazonas, Orinoco, datando de treinta años antes del viaje de Colomb.

Junto a esta tarjeta procedente del orden del Templo, Colomb recibió también una copia de la tarjeta del físico florentino Paolo del Pezzo Toscanelli. El 25 de junio de 1474, Toscanelli envió al canónigo portugués Fernâo Martins (o de Roritz) una tarjeta de geografía donde había trazado la carretera "dirigido hacia India por el océano occidental", con indicación de los lugares, de los polos, de la línea ecuatorial y las distancias. Tarjetas y comentarios estaban con destino final del rey 1.o Alphonse y hay buenas razones pensar que el soberano sobre la fe de las tesis de Toscanelli, envió varia fe a "Brazil" de los pilotos que le informaron de oro y piedras preciosas. Estos marineros transatlánticos debían obligatoriamente tomar su jubilación en la isla más alejada del imperio, a Madeira, donde como por casualidad Colomb en 1474 fue a casar el senorita Perestrello o Palestrello, muchacha de uno de estos pilotos y heredera de sus tarjetas y sus documentos. Poco después que tuvo en su posesión las tarjetas del difunto, Colomb abandonó a su mujer, Felipa Perestrello, y se huye de Oporto-Santo con sus hijos Diego. Según Pedro Vasquez de Frontera, un buque portugués habría ido a las islas desconocidas del Oeste. El piloto volvió de nuevo solo vivo y fue a morir en la viuda de Bartholomeu Perestrello dónde dijo su viaje y dejó documentos. Resumidamente, Colomb utilizó todos los medios para apoderarse de las tarjetas que circulaban secretamente. Su correspondencia con Toscanelli fue inventada por él para intentar encubrir el vuelo de la tarjeta en el Tesouraria.

Colomb consigue también rodearse con marineros expertos ya que hacen el viaje. En 1488, Jean Cousin, originario de Dieppe, cuatro años antes del viaje de Colomb, descubrían Brasil y duplicaban el cabo de Buena-Esperanza (diez años antes del Vasco de Gama). Descubrió la desembocadura de un gran río que nombró Maragnon y que más tarde se llamó el río de las Amazonas. Según Pedro Margy, autor de:"les navegantes franceses y la revolución marítima, del XIVe al XVIe siglo", "Vicente Yanez Pinzon habría sido el segundo del buque de Jean Cousin. Martin Pinzon llegaba de Roma cuando encontró a Colomb. Es alrededor cierto que Pinzon acababa de consultar a la biblioteca pontifical tarjetas geográficas y relaciones de viaje al país de Winland hechas por los mensajeros cristianos groenlandeses que, en 1110, vinieron a Roma. En 1327, Groenlandia pagaba aún del dîme a las Cruzadas. Es imposible pensar que estos mensajeros no hayan dicho al papa sus expediciones y conquistas al "país de la vid", además de océano. Los hermanos Martin-Alonzo y Vincente Pinzon armaron en favor de Colomb, las tres naves de la expedición: el Pinta, la Nina y la - Maria santa del navegante Juan de Cosa. Nunca las naves no hubieran cruzado el Atlántico si el Pinzon no hubieran tomado la orden de las tripulaciones. La travesía fue larga: los marineros, después de haber superado las 700 leguas previstas por "el almirante" Christophe Colomb, se dieron cuenta que este último era un pobre navegante, incapaz de hacer el punto, proporcionados de tarjetas truffées de errores, incapaz sobre todo de dar un orden que se pueda decentemente autorizar. Grognèrent a menudo y hablaron incluso lanzar sobre borde a este almirante de comedia. Colomb, cuando el motín estalló, estaba ciertamente dispuesto a morir valientemente, quizá a punto de hacer giro de 180 grados, pero Martin Pinzon una vez más salvó la situación (fuente de esta relación: la magia y Christophe Colomb, en "el libro de sus libros", Robert Charroux, en Robert Laffont, 1985).

 Cuáles fueron las motivaciones personales del navegante : ¿¿ defendía el orden templier y quería volverle a dar una nueva existencia oficial ? ¿Buscaba simplemente oro ? So'lo había incluido una parte del asunto y se equivocaba con el resto ? El final de la vida de este navegante deja estas cuestiones en la expectativa.

Todavía es que a partir del segundo viaje, Colomb dice que fue seguido por un buque francés y que él dut man?u para escapársele. Es que el reconocimiento oficial del descubrimiento del nuevo mundo por el papado tuvo consecuencias muy importantes que condicionan la vida política de Europa casi hasta hoy.

...

Antes de avanzar en la historia, termina la historia de Christophe Colomb. ¿Qué consideración el papado podía aún conceder a un navegante que siempre no había comprendido que debía callarse y ya no darse la vuelta allí? Se dijo que Colomb creyó aún haber alcanzado India de Asia a través del Océano Atlántico mientras que sus superiores al igual que el navegante, sabían que había afectado el continente de los vikingos y templiers sin encontrar traza descendientes de estos últimos. Pero Asia, la seda de China conócense y esta civilización que no puede competir con se los, no pudiendo contradecir la biblia, se prefirió esta mentira a la realidad. Las maneras organizadas cuyo Colomb querían mantener a los indígenas le privaron de la protección del rey de España. Se tomó para un nuevo Templier que actuaba a la manera de los antiguos reversos a este pueblo? ¿No era de origen judío y se no debía descartarlo para este motivo, él y sus condiscípulos, del comercio fabuloso que iba a establecerse? ¿No era combinado por su matrimonio a los sucesores de los Templiers y sus tres carabelas no fueron armadas por fondos procedente de este orden caballero? ¿No se referían a sus grandes velas, la cruz pattée de los Templiers? ¿No era una tentativa manifiesta de los sucesores de este orden reanudar la primacía sobre la escena política y a través de este viaje, de entrevistar con los últimos descendientes de los templiers exiliados para mostrarlos a reyes de Europa y al papa como ejemplo conseguido del fundamento de la economía en red cuyo occidente había estado prohibido? ¿Este viaje, no podía ser el principio de una Revolución cultural capaz de reestablecer a una organización social en red que causaba la desaparición de los derechos e imperios para fundar un verdadero matrimonio de las culturas? ¿Los reyes de occidente comprendieron que con la fuerte manera podían obtener aún más dinero y riquezas que los Templiers no habían traído con su comercio más regular? En cualquier caso, fue ventajoso para potentes de Occidente barrer y olvidar los Vikingos y los Templiers, a sus empresas civilizadoras, mientras que ponían a bolso a este pueblo para satisfacer su codicia. 

¡La historia de este nuevo continente so'lo debía pues comenzar con Colomb, sobre todo no antes y aún, no con no importa el cual Colomb, un bien negaban e ig preferiblemente! ¿Pero Colomb que conoció la historia de la tarjeta transcrita por los templiers, ignoró la historia de los templiers, la historia de la señal qué las velas de sus carabelas llevaban siguiendo al mismo tiempo la estrella de la mañana, el Merica? ¿Eso se puede o no es más que una mentira suplementaria del potentes del tiempo? Pedro aumenta. Creía posible que Colomb fue decepcionado por el hecho de no encontrar las posesiones templiéres de Américas del Sur porque no había tomado suficientemente la carretera del Sur o porque tenía de aceptar la voluntad de sus tripulaciones ignorantes de no proseguir la expedición después del alto enlace de las islas antillesas, mayor decepción ampliamente a continuación cuando incluyó que se le prohibía todo vínculo con la experiencia previa de los templiers. Esta impostura que es la historia de Colomb no sirvió solamente para cubrir las exacciones cometidas contra los indígenas de América más civilizados que las crueles bandas españolas. Sirvió también hasta para ocultar toda supervivencia de los templiers sobre este continente así como el símbolo de su conocimiento que fue la base de su incomparable radiación durante este tiempo: el conocimiento del Mérica. Radiación realizada más aún fuera de Europa, en Sudamérica donde ningún rey vino a frenar sus proyectos humanistas.

vuelta = click derecho: anterior     

 

La Historia de las riquezas y de su propiedad

 filibusterismo         Tratado de Tordesillas

TRADUCCIONES ESPANOLAS     recepción               BIBLIOTECA